martes, 30 de septiembre de 2014

Tema: 09

3.  ÓRGANOS SENSORIALES
Los  órganos  sensoriales  u  órganos  de  los  sentidos  relacionan a los organismos con el  medio exterior  y permiten  recibir  información  sobre su  ambiente.  Son  estructuras complejas constituidas  por  receptores  sensoriales  y  otro  tipo  de  células.
Los  órganos  de  los  sentidos  son  la  vista,  el  oído,  el  olfato,  así  como  el  sentido  del equilibrio,  el  gusto  y  el  tacto.

3.1.  Receptores  Sensoriales
Los  receptores  sensoriales  son  estructuras  que  reaccionan  o  responden  a información  acerca de cambios en  el ambiente  interno o externo.  Consiste en  terminaciones neuronales  o  células especializadas  en  estrecho  contacto  con  neuronas.

Tipos  de  receptores
Los  receptores  se  clasifican  según  el  tipo de  estimulo  que  los activa.  Los  cinco  tipos de receptores  son:
1.  Mecanorreceptores,  se  activan  mediante  presión  o  cambios  de  presión, participan en el tacto,  audición,  control  de  la  presión  arterial.
2.  Fotorreceptores,  se activan  por la  luz y  participan  en  la visión.
3.  Quimiorreceptores,  se  activan  por sustancias  químicas  y  participan  en  el  olfato, el sentido del gusto, la detección de oxígeno y el dióxido de carbono para controlar la  respiración.
4.  Termorreceptores,  se  activan  por cambios  de  temperatura,  presentes  en  la  piel.
5.  Nociceptores,  se  activan  por  presión  o  temperaturas  extremas  o  sustancias químicas nocivas, presentes  en  la  piel.

3.2.  Sentido del Tacto
Receptores de  la piel
La  piel  conliene  muchos  receptores  cuya  información  nos  proporciona  la  sensación del  tacto. Son  de tres tipos:

1.  Mecanorreceptores. Corpúsculo de  Meissner,  responden a  estímulos mecánicos tales  como  el tacto  o  presión.  Corpúsculo  de  Ruffini  de  adaptación  lenta y responden  al  contacto  con objetos pesados  y  presión  continua.
2.  Termorreceptores.  Corpusculo  de  Krause,  de  adaptación  lenta  y  responden  al frío.
3.  Nociceptores  Corpúsculo de Paccini  responde  a estímulos intensos de presión.
Terminaciones  nerviosas  libres  que  detectan  el  dolor.


3.3.  Sentido de la Vista

*  El Ojo: Fotorreceptores
La visión  es  una de las  funciones  más  complejas  del  organismo. Las  estructuras relacionadas con la función  visual  son:  el globo ocular,  el  nervio óptico  y la  región posterior del  cerebro.


La  visión  implica  la  siguiente  secuencia  de  procesos:
La luz atraviesa la córnea, el  humor acuoso, el  cristalino, el humor vitreo y se forma la imagen en la retina, luego  el  nervio óptico transmite impulsos  nerviosos a las  zonas visuales de  la corteza cerebral.
En  la  retina,  estructura  fotosensible  del  ojo de los  vertebrados,  encontramos  entre otras células, los conos y bastones. Los conos permiten la percepción diurna de los colores, ya  que presentan pigmentos  visuales como la eritropsina (rojo), cianopsina (azul),  y cloropsina (verde). Los  bastones son  responsables de la visión en la oscuridad o  penumbra gracias  al  pigmento rodopsina,  que se sintetizan en presencia de vitamina  A.

3.4.  Sentido del Oído

Oído:  Receptor de la audición (mecanorreceptores)

Generalmente sólo asociamos al oído con la audición; sin embargo, en los vertebrados la principal función del oído es también ayudar a mantener el equilibrio, el cual al igual que la audición se ubica en el oído interno. Aunque muchos vertebrados carecen de oído externo o medio, todos tienen oído interno. La secuencia de procesos implicados en la audición  pueden  resumirse  como  sigue:


Las ondas  sonoras entran en el conducto auditivo externo, la membrana timpánica vibra, el martillo, yunque y estribo vibran, la  intensidad de las vibraciones es amplificada, la ventana oval vibra, las vibraciones son transmitidas por el líquido hacia la membrana  basilar, son estimuladas las células ciliadas en el órgano de Corti de la cóclea o caracol en el oído interno, las cuales chocan con la membrana vectorial. Este  contacto físico determina que las células  ciliadas (alrededor de 24,000) descarguen  impulsos nerviosos que son conducidos hasta  el  cerebro  a través  del nervio auditivo.

3.5. Sentido del Olfato

La  Nariz:  Receptores olfatorios (Quimiorreceptores)
En  los vertebrados terrestres, la  olfación ocurre  generalmente  en el epitelio  nasal.
En el  ser humano, el epitelio olfatorio  se encuentra  en  el techo  de la cavidad  nasal.
Las  células  olfatorias  son  células  nerviosas  especializadas  cuyos  axones  se extienden  hacia arriba  uniéndose  para  formar  los  nervios  olfatorios  que  llegan  al  bulbo olfatorio de donde sale el impulso hacia el cerebro.


Cuando  respiramos,  las  sustancias  olorosas  ingresan  a las  zonas nasales  y  llegan hasta el epitelio olfatorio y las células  receptoras se estimulan,  conduciéndose este estimulo hacia  la corteza cerebral,  donde  se  interpreta  como  sensación  olfatoria.  Existen  más  de  50 proteínas receptoras en  la  membrana  de  la  células  olfatorias.  Cada  una  de  éstas  reacciona con  una sustancia química  específica  al  reconocer  la  molécula  que  viene  con  el  aroma.

El  olfato  depende  de  miles  de  quimiorreceptores  localizados  en  la  pared  superior de las cavidades olfatorias.  Las células olfatorias son  neuronas  ubicadas  en  el  epitelio olfatorio.


3.6 Sentido del Gusto

Lengua:  Receptor gustativo (quimiorreceptor)
El  sentido  del  gusto  detecta  las  sustancias  químicas  de  los  sabores  mediante quimioreceptores, localizados  en  corpúsculos  o  yemas  gustativas  presentes  en  la  lengua, paladar,  faringe  y laringe.  Los  corpúsculos  gustativos,  situados  sobre  la  lengua,  se  hallan en  papilas  gustativas que  contienen  cientos  de  corpúsculos  gustativos.

Un  botón  gustativo  tiene  aproximadamente 0,03  mm  de diámetro y está  formado  por un  grupo de  células  que  rodean  una  pequeña  cavidad  con  un  orificio  en  la  superficie  de lengua llamado poro  gustativo. Detectan  moléculas  disueltas  en  la  saliva.


Se reconocen cuatro sabores básicos: dulce, agrio, salado y amargo. El sabor amargo se detecta mejor en  la parte  posterior de  la  lengua,  el  sabor agrio se reconoce  a  lo largo de los bordes de la lengua, los sabores dulce y salado se identifican en los dos tercios anteriores de la lengua. Aunque  la máxima sensibilidad  de cada  uno de  los  sabores se  localiza en  una zona dada  de  la  lengua humana, no todas  las  papilas se  restringen a una sola  categoría de sabor.

Generalmente  el  sentido  del  gusto  y  el  olfato  trabajan  juntos  para  crear  un  efecto combinado cuando  es  interpretado  por  la  corteza  cerebral.

Organos Sensoriales


Referencia:
https://www.youtube.com/channel/UCPMeA93nMYwHZYDWVzWP2BA

3 comentarios: